05 diciembre 2016

Gabriel Garcia Marquez






Si alguien llama a tu puerta,

amiga mía,
y algo en tu sangre late y no reposa
y en su tallo de agua, temblorosa,
la fuente es una líquida armonía.
Si alguien llama a tu puerta y todavía
te sobra tiempo para ser hermosa
y cabe todo abril en una rosa
y por la rosa se desangra el día.
Si alguien llama a tu puerta una mañana
sonora de palomas y campanas
y aún crees en el dolor y en la poesía.
Si aún la vida es verdad y el verso existe.
Si alguien llama a tu puerta y estás triste,
abre, que es el amor, amiga mía.

Manuel Infante Escudero






El fuego de mi pasión,
se enciende
junto a ti,
se apaga en tu ausencia
tornándose hielo,
escarcha que mata a la vida.
Soy un accidente natural
que muta a tu antojo:
volcán o iceberg,
raíz de tu vida,
eco que nace en tu palabra.
Déjame posar
las yemas de mis dedos,
en donde duermen
tus sentimientos
para sentir ...
el latido de tus versos.




Laura Villanueva





 Vapor de un lienzo de Matisse

DANZAN uvas de lluvia en la iluminación natural de Pompeya.
Un grito de ojos verdes abandona su cueva
y se dirige al movimiento callado de las nubes.

¿En qué flor muere el mar cuando tus labios evitan el infinito?
¿El sol es un intento de huída del calor del planeta,
un refugio anegado de amarilla hiedra?

Tus manos flotan en un globo hermético de sueños.
Yo juego a que mi vida nace en la extraña voz
de tu ombligo.
Las rosas de mis hombros esperan delicada poda.
Cuento los sobresaltos de tu cintura
cada vez que te muerdo.
Olas rojas rompen aceleradas en una orilla redonda.

¿Es posible dejar huellas en alambres de arena, delgada onda que sostiene el futuro retroactivo de mi existencia?

¿Y si amanece
y tu cuello respira en mis dedos 
y la luz se vuelve volcán en la ventana abierta
y el mundo se desplaza horizontal debajo de tus pies
y yo miro el aire para atrapar espejos vacíos 
y la música del lago florecido suena en los besos del agua
y la luna se reduce a gota de sangre circulante
y la estrella fugaz por fin se posa
y una lágrima de tierra vuelve a su escondrijo
y tú me llamas amor con el sonido de tu nombre
y el universo es una fresa madura
en el que nuestros cuerpos se hunden juntos
y las algas blancas de tu latido acarician mis senos?

DANZAN rayos de algodón dentro de mi pensamiento.
Se fugan las hojas vivas a un país sin otoño
donde el suelo es crecida paz suave
y los peces suben a trepar trenzados árboles azules.

¿Tu piel es la respuesta de todas las alas,
el lugar humano al que emigran ángeles, aves y esporas?

¿Y si anochece y tu aliento
es vapor de un lienzo de Matisse
uniendo tu boca y mi boca?

04 diciembre 2016

Leopoldo María Panero






Infierno y paraíso
                                            «allá estará también la castañera
                                                                                     de ocho pares,
       y el humo de los céntimos, y el vaho en los bolsillos»
                             Leopoldo Panero "Escrito a cada instante"

       Pero no sólo los mendigos, padre, van al paraíso
       van también aquellos que aun más asco dan
también estos mendigos del ser que acezan
a la puerta del manicomio
esas caricaturas humanas, tal como esta
que Alicia se piensa en el
                                            jardín no
                      humano de las flores
     y quisiera destruir el universo
     porque si hay algún monstruo, éste es la desgracia
     y la única injusticia que existe es la injusticia evidente
     y si hay alguna moral, ésta es la moral del desastre.

"Guarida de un animal" 




Francisco Javier Rodriguez Lopez






NUNCA LO CONTÉ



Nunca conté
los "te quiero”, que te daba
los días que fueron
nunca los conté
conté los minutos
que para verte quedaban
y ahora, me di cuenta
que nunca te lo conté.




@utor: Fco Cno d. Esperanza




Carmen Maroto




El agua me subió hasta los ojos.
Olvidé los nombres y los teléfonos,
los recuerdos y las direcciones.
Olvidé los tiempos y los propósitos.
Olvidé los recuerdos y las pasiones.
Todo naufragó.
Menos tú.





03 diciembre 2016

Abderrahman El Fathi,




Me asustó el vuelo de la cortina


Y me alegré de su huida.


No se si adquirió vida propia


Esa tela transparente, anaranjada,


Atraída por el levante


O sus ansias de volar.


Siempre creí que la perdería,


La cortina de mis sueños


La rescaté de su particular vuelo,


Porque mis dineros me costó.


Recuerdo que huía desesperadamente.


Isabel Miguel






 MIRADAS


Más allá de tu cuerpo, tu mirada
como un sedal de luz se me prendía
atrapando mi ser y lo atraía
siendo presa por ti, así acotada.

Más allá de tu cuerpo, tu mirada
despojaba de mí cuanto sentía,
desnudo mi interior a ti emergía
y era sexo en sazón a tu llamada.

Ahora soy viva llama cuando miras
mis ojos que te miran y te abrasan;
vivo el soplo de aire en que suspiras,

el goce en que los cuerpos se acompasan
y el vértigo febril en que me giras
mientras tus ojos por los míos pasan.


La Traviata - Plácido Domingo, Luciano Pavarotti & José Carreras

Jose Antonio Fernandez Garcia







MIENTRAS DUERMES

Mientras duermes eres tan plácida como el mar:
transparente, como de brisa, inquieta, celeste;
tus ojos desprenden esa candidez silvestre
que, desnuda y en aparente silencio, casi paz
sólo alcanzo a imaginar perfecta. Mientras duermes
eres como de cielo, inaccesible y en perfecto
azul, de piel tersa y sorprendente, como celo
de luciérnagas cuando anochece. Casi duende.
Mientras duermes, vida mía –ay mía- yo gusto
contemplar desde el alféizar esa cumbre o gozo
sin alterar la alcoba; tus manos, ese mundo
que se me impone al deseo, casi deshojado
donde al amanecer abrazarás mi cuerpo,
y de nuevo volverá a ser entera luz.



02 diciembre 2016

Maria Gomez





Me gusta estrenar los días,
lo besos y la risa.
Los años,
el fin del día...
Me gusta estrenar las hojas,
las voces y las horas,
los libros y las caricias
con el roce de tu boca.
Me gusta estrenar las cosas,
las canciones
que me emocionan.
Los ratos entre mi gente,
respirando hasta las sombras.
Me gusta sentir ahora...





SBD®
Jueves, buenos días
¿Estrenamos diciembre?

José Miguel Arranz




CAMINO DE LA LUZ



¿Sabes por dónde va
el camino de la luz?
.
En la montaña de todas mis dudas
cada cresta
almacena una nube
cargada con tiempos de espera
de nadie que tenga que venir.
.
De nadie que alumbre una imagen,
siquiera difusa
cual olor de rosa,
ya flor del otoño;
tiempo que me incumbe
abiertamente
como enigma a desvelar.
.
De: "Antesala del crepúsculos" Lastura.




Fotografía: Juan Luis Seco De Herrera Lorenzo.

Domingo Socorro Cabrera








NOSOTROS


Nosotros, a los que proteger sueños
nos va la vida,
a los que mitológicamente
nos desgranamos en cereales y pan,
y recogemos migajas, deshielos,
cáscaras y podredumbre,
retórica, resacas y demás ponzoñas
de tribunas, atriles y santuarios
e incendiamos el aire vacío
de sus ridículos cubos,
nosotros, los sumergidos,
los que, con rezones despuntados,
terminaremos pronto
el ciclo definitivo de la vida,
queremos pintar estrellas.






La noche estrellada - Van Gogh - 1889

01 diciembre 2016

Pedro Salinas






Pregunta más allá



¿Por qué pregunto dónde estás,
si no estoy ciego.
si tú no estás ausente?
Si te veo
ir y venir,
a ti, a tu cuerpo alto
que se termina en voz,
como en humo la llama,
en el aire, impalpable.

Y te pregunto, sí,
y te pregunto de qué eres,
de quién;
y abres los brazos
y me enseñas
la alta imagen de ti
y me dices que mía.
Y te pregunto, siempre.


Raquel Perdomo





QUIERO! 


Lo quiero, lo deseo tanto...!
Como… o cuanto tu!
Besarte, abrazarte!
Acariciarte y amarte!
Sentirte de pies a cabeza...
De la cabeza hasta los pies!
Que me beses, acaricies!
Toda … cada centímetro
De mi ardiente… piel!
Mirarte directo a los ojos
Ver el fuego, allí ardiendo,
Tu deseo por mi… creciendo!
Deseo sentirte, dentro de mí
Simplemente y llanamente, eso…
Dime…Será que es mucho pedir?!
Ser toda tuya y me hagas feliz...
Espero...!
Que me hagas el amor…
Eso mi vida ... esta noche…
Quiero...!


30 noviembre 2016

Marwan


Entre nosotros

siete paradas de metro
treinta y cinco minuto
y diez calles.
Te llamo
y marco en el teléfono
el número de besos que caben en tu cuerpo.




Ana García Briones







Rafael Alberti



Marinero en tierra
tu silencio huele a brisa
sin contaminar.
Presagio en el horizonte
versos cercanos y amigos
donde la melancolía acaricia
música de caracolas
llenas de recuerdos .
Tu poesía solidaria,
tus sueños,
dejan huellas
en alamedas de arena y sal.
Más allá
del horizonte
un infinito cargado de besos,
de azules,
desplaza las nostalgias
donde los recuerdos del exilio
se hacen poesía,
sol y mar.


De : Anida en mi ser




29 noviembre 2016

Oscar Wilde





Mi voz

En este mundo inquieto, moderno, apresurado,
     tomamos todo aquello que nuestro corazón deseaba -tú y yo,
y ahora las velas blancas de nuestro barco están arriadas
     y agotada la carga del navío.

Por ello, prematuras, empalidecen mis mejillas,
     pues el llorar es mi contento huido
y el dolor ha apagado el rosa de mi boca
     y la ruina corre las cortinas de mi lecho.

Pero toda esta vida atiborrada ha sido para ti
     solamente una lira, un laúd, el encanto sutil
del violoncello, la música del mar
     que duerme, mímico eco, en su concha marina.





Versión de E. Caracciolo Trejo

Angel Guinda









ESCRIBIR -

Si me quitan la palabra escribiré con el silencio.
Si me quitan la luz escribiré en tinieblas.
Si pierdo la memoria me inventaré otro olvido.
.
Si detienen el sol, las nubes, los planetas, me pondré a girar.
Si acallan la música cantaré sin voz.
Si queman el papel, si se secan las tintas,
si estallan las pantallas de los ordenadores,
si derriban las tapias, escribiré en mi aliento.
Si apagan el fuego que me ilumina
escribiré en el humo.
Y cuando el humo no exista
escribiré en las miradas que nazcan sin mis ojos.
Si me quitan la vida escribiré con la muerte.

.

'18 poemas. Antología breve' (Lastura, 2013)







Sandra Santana








Una mosca
golpeándose reiteradamente
contra el cristal.

Abandono mi lápiz
sobre el papel, la dejo salir,
y cierro de nuevo
la ventana.

Reanuda su tarea
desde el exterior.


Nos entendemos:
todo puede resumirse
en el acto de huir.