06 octubre 2012

• Antonio Gómez Hueso •







poema loco de un demente ido



Casi no vivo entre los vivos:
pervivo, malvivo, sobrevivo…
De lo mundano me desocupo y despreocupo,
transito tambaleante, como antes,
camino por caminos de caminantes,
y por los surcos surco mares y aires,
sin saber si entro o salgo,
si es pronto o tarde.



Pero a veces suele suceder
que otro espera en mi sala de espera,
me quita la máscara, me libera.
Entonces me pierdo,
le doy la mano,
apago el mundo
y me duermo algo más cuerdo.

No hay comentarios: