04 noviembre 2012

Antonio Gómez Hueso






elogio de mi camello


Mi camello, relámpago de oro y seda,
el más bello presente que Alá me hiciera,
no pregunta, pues nada sabe,
no protesta, pues nada espera;
sólo tiene corazón de viejo amigo alado,
confidente único de penas y quimeras.
Mi camello, latido de voluntad,
avanza con su alma liviana,
destrozando espejismos satánicos,
pisando a los espíritus malvados
que huyen por angostas grietas,
alertando a los escorpiones dorados,
esperanza de esta confusa tierra.
Si te monta el pirata infiel,
revuélvete y lánzalo contra las mimosas;
si te hiere el mercader traidor,
piérdelo detrás del horizonte;
si te maltrata el arpío guerrero,
balancéalo en batalla hasta que lo mueran.
Material del viento,
tiene vuelo, y no es ave,
compasión, y no es hombre,
y una cierta felicidad
al llegar la tarde.
Mi camello, pozo de paz y sal,
sufriremos extraviados por los remolinos,
descansaremos juntos en medio del oasis,
moriremos encontrados en cualquier camino.
Yo quiero su compañía también
en el jardín eterno de Alá



Del Libro " A tu encuentro"
Colección Poesía en la distancia 

No hay comentarios: