11 octubre 2014

Silvia Cuevas-Morales









Bajo la lluvia un hombre
interpreta el Ave María con su violín.
Te pienso con los ojos secos.
Evoco nuestro último beso
hace treinta y cuatro años.
El último abrazo,
la última mirada.
La habitación estéril,
la tenue luz de un sol
que no se atrevía a brillar.
Tu cuerpo vencido,
tu sonrisa triste,
tus hermosas manos
entre las mías,
y me duele tener tu edad.

En la calle,
sigue lloviendo sin cesar.






Dedicado a María Victoria Morales Bustamante (Santiago de Chile, 14/6/1928 -Melbourne, 10/10/1980)