16 enero 2015

Silvia Cuevas-Morales





Escribir poesía es a veces
arrancarse el hígado.
Vaciarse el corazón de un plumazo.
Es desnudar los sentidos
en un vano intento por desterrar los miedos.
Es acariciar un alma herida
aunque a veces,
es dar palos de ciego.
Es aferrarse a la última esperanza,
es arrancarse los ojos
para poder mirar de frente
sin máscaras ni ruegos.
Es ensuciarse los dedos en el fango
o hurgar en lo más profundo de nuestro sexo.

Escribir poesía es a veces,
el único salvavidas
que nos redime del suicidio,
del desamor, del dolor.

Escribir poesía es la única pasión,
que me acompañará hasta la muerte.


No hay comentarios: