18 mayo 2017

Rosa Veiga Medero




Con el río puesto de pie,bebe el ruiseñor,
en el árbol canta la alondra y
en la rama se mece la paloma.

Al otro lado del río,
el cazador y la muerte,
los dos acechan juntos.

Con temblores de agonía,
la paloma remonta el vuelo,
se ha cumplido la sentencia.

Los dos se van juntos,
la muerte y el cazador,
el con su rifle, ella con su guadaña.

Ha caído la paloma,
ya no bebe el ruiseñor
ni la alondra canta,
el árbol se ha vestido de negro
con un silencio que corta.



No hay comentarios: