09 agosto 2017

Luisa Gómez Borrell











MI VIEJO EQUIPAJE



Maquillado de azules que gritan libertad,
me observa el mar desde su distancia.
Su horizonte abre sus brazos a la vida, a la humanidad,
y me abraza con sus silencios despiertos que arrancan
la última partícula de mi tristeza.


Si pudiera fundir mi sonrisa en sus aguas diáfanas.
Si pudiera comer de su magia sintiendo su cálido susurro.
Paseo por su orilla y respiro su hechizo que me envuelve,
y que me late, despertando en mí esa niña que dormía.
Me descalzo de mis miedos, de mis penas.. de inquietudes...
y entró en él, fundiéndome en su rayo de paz...de quietud,
promoviendo la armonía de mi entorno.
Como cristal vibro en sus aguas, diluyendo emociones.
Dejo escapar mis pupilas hacia su cielo de zafiros.
Y, mientras se disuelven mis cargas de obsesiones,
me permito soltar mi viejo equipaje.



No hay comentarios: